Innovación y sostenibilidad

Garantizar la identidad digital, clave para las operaciones bancarias

Escrito por: BancaMarch
Publicado: 12 junio 2023
Tiempo de lectura:

Con un uso masivo de los canales digitales para las operaciones bancarias, que en el caso de Banca March supone el 80% en las áreas especializadas de Banca Privada y Empresas, garantizar la seguridad en lo relativo a la identidad digital es una prioridad.

La responsable de Tecnología de la Información de Banca March, Teresa Capella, que recientemente ha sido reconocida como CIO del año 2023 por ‘Computing’, señalaba en una entrevista en este medio especializado que la identidad digital es una prioridad estratégica para Banca March.

Cuando hablamos de la seguridad de la identidad digital en el sector bancario, aspecto muy unido a la protección de los datos personales, se trata de todas aquellas tecnologías, protocolos y soluciones que permiten garantizar la confidencialidad de la información personal, la autenticidad de las órdenes de operaciones y, sobre todo, que estas han sido realizadas por el titular o autorizado.

La utilidad de la tecnología ‘blockchain’

De entre las soluciones tecnológicas que contribuyen a fomentar la seguridad en el sector bancario, la conocida como ‘blockchain’ o cadena de bloques es una de las que más potencial de aplicación tiene. Esta tecnología consiste en la creación de un registro único, a modo de gran base de datos, que es compartido,  descentralizado y que genera copias sincronizadas. De esta forma, resulta muy difícil la manipulación de datos.

Esta tecnología de base permite profundizar en soluciones especializadas para el sector bancario. Uno de los proyectos colaborativos de investigación y desarrollo en este ámbito es el conocido como Dalion, que trabaja con la identidad autogestionada. Promovido por el consorcio Alastria, agrupa a una gran cantidad de empresas españolas, entre las que está Banca March desde 2021.

Gracias a la tecnología ‘blockchain’, los usuarios tienen el control de sus datos personales, cuya privacidad está garantizada, y estos datos quedan centralizados en una única identidad digital utilizable desde cualquier dispositivo. Aplicaciones prácticas de este desarrollo, por ejemplo, es la simplificación y aumento de la seguridad en los trámites de contratación de productos o servicios con total validez legal, permitiendo además el uso de información previamente validada en posteriores operaciones o con otras empresas suministradoras de productos o servicios.

Todos estos aspectos de seguridad y reducción de la burocracia se traducen en una mayor eficiencia y, sobre todo, en experiencia de cliente más satisfactoria.